Vida saludable

La Tortilla de alcachofas, al no llevar patata, es una opción más ligera y también es una buena forma de comer más verduras.

Los meses de temporada de alcachofas son enero, febrero y marzo y luego ya noviembre y diciembre.  Las alcachofas tienen poquísimas calorías: aproximadamente 60 kcal por 100 gramos. Además, contienen mucha fibra, vitamina C, vitamina B1, B6 y B9 o ácido fólico y también hierro y calcio.

Las alcachofas ayudan a mantener el bienestar digestivo ya que contienen un compuesto llamado cinarina que ayuda en la producción de bilis, —sustancia que acelera en movimiento de alimentos y residuos a través de los intestinos—, lo que contribuye a reducir la sensación de hinchazón abdominal. Además, se recomiendan para mantener la salud del hígado: sus propiedades beneficiosas se deben a que contiene la silimarina o la cinarina. Por ello, se las conoce como un alimento depurativo.

Las alcachofas también son ricas en ácido fólico, una sustancia fundamental en el embarazo para evitar los defectos en el tubo neural del futuro bebé. Además de ser necesaria para la construcción de tejidos y para ayudar al cuerpo a descomponer y crear proteínas.

Por otro lado, los huevos también son muy beneficiosos para la salud. La Fundación Española del Corazón recomienda, el consumo moderado del huevo siempre que se lleve una dieta saludable. Son altamente nutritivos: Contienen Colina, un nutriente esencial para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Son ricos en luteína y zeaxantina, los cuales ayudan a mantener la salud ocular. Además, aporta proteínas de alta calidad y un perfil de aminoácidos muy bueno.

Ingredientes para 4 personas

6 alcachofas grandes

4 huevos

½ cebolla fresca

El zumo de dos limones (para rociar las alcachofas y evitar se pongan negras)

½ cucharada de levadura química o polvo de hornear

Aceite de oliva virgen extra-150 ml

Un poco de pimienta y sal

  1. Preparamos las alcachofas quitando el tronco y las primeras hojas. Las lavamos y las partimos por la mitad, de nuevo las lavamos y para evitar que se pongan negras las rociamos con zumo de limón. Las vamos cortando en láminas finas, — para que no nos queden trozos gordos en la tortilla—, a cada trozo le rocías con un poco de zumo de limón.
  • En una sartén con un poco de aceite ponemos las alcachofas, con un poco de limón y unos 200 ml de agua. Fuego medio y vigilar que las alcachofas se vayan poniendo tiernas. Tiempo de cocción según el tamaño de las alcachofas entre 15/20 minutos.
  • En un recipiente batimos los huevos junto a un poco de sal y la media cucharadita de polvo de hornear. Esto es un truco para que la tortilla de alcachofas nos quede más esponjosa y tierna. Cuando tengamos batidos los huevos reservamos. En una sartén con 60 ml de aceite vamos a dorar las alcachofas, — al estar ya tiernas nos costará menos—, cuando veamos están doraditas, añadiremos los huevos batidos a la sartén. Dejamos que vaya cuajando.
  • Cuando notemos que el huevo se ha cuajado es el momento de repasar los bordes con un tenedor para ir separándolos. Si tiene mucho aceite verter el aceite en un cuenco para evitar quemarnos.
  • Vamos a darle la vuelta, para que se dore por el otro lado. Usaremos un guante de cocina para evitar quemarnos, y un plato de igual tamaño o superior a la sartén (puedes usar una tapadera metálica para dar la vuelta a la tortilla ya que suele tener igual o un poco mas el tamaño de la sartén). Ahora la doramos por el otro lado en la sartén. Tiempo para que se dore 4 minutos aproximadamente.
  •  Apagar el fuego, y con cuidado sacar la tortilla de la sartén. Dejar reposar sobre papel de cocina. Ya la tienes lista para comer.
No hay comentarios

Deja un comentario

Esta página web usa cookies

En LACER, S.A. (“LACER”) utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística o analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos. Si continuas navegando o pulsas el botón "OK" entendemos que aceptas su uso. Política de cookies