Vida saludable

Si quieres disfrutar de un postre dulce, rico y fácil sin remordimientos, la receta de esta semana te va a complacer. Hoy hablaremos de un postre ampliamente conocido: el cheesecake. Puesto que es un dulce ampliamente conocido, existen muchísimas variaciones de la receta original. Aún así, todas ellas mantienen unos sabores parecidos utilizando distintos ingredientes que mantengan la exquisita combinación de sabores de la receta original.

La versión que os traemos hoy contiene ingredientes con un índice de grasa muy bajo y, además, lo realizaremos sin una pizca de azúcar añadido. El postre de hoy contiene queso fresco batido que es rico en proteínas, calcio, contiene 0% de materia grasa y no contiene azúcares añadidos. Además, gracias a su composición, cremosidad y consistencia es un alimento muy saciante. La clave de dicha saciedad se atribuye a su contenido en caseína: una proteína de alto valor biológico y de lenta asimilación.

Además, esta receta es fácilmente personalizable y adaptable al gusto y apetito de cada uno. La clave está en ir variando al gusto los ingredientes de la parte superior del vasito (tal y como se indica en la imagen de la receta). Podemos añadir mermeladas 0% azúcares y grasa y/o fruta como pueden ser fresas, frutos rojos, arándanos, etc. ¿Quieres conocer cómo preparar tu nuevo postre favorito? Sigue leyendo.

Ingredientes para 1 vasito

  • Una tarrina de 125 ml de queso fresco batido desnatado
  • Biscotes de pan integral
  • Café (descafeinado en caso de hipertensión o bien si el postre es para tomar en la cena)
  • Canela en polvo
  • Edulcorante (opcional)
  • Fruta natural y/o mermelada 0% azúcares añadidos (nuestra recomendación para los sabores es añadir ingredientes que contengan fresas, arándanos o frutas del bosque)

Elaboración

  1. Para realizar la base de nuestro cheescake cogemos un par de biscotes de pan integral y lo desmigamos con las manos o un mortero.
  2. Situamos los trocitos de biscote al fondo del vasito. A esto le añadimos media cucharadita de canela y por último añadimos el café. Para que la base quede con la consistencia deseada el café debe de estar caliente y sin leche. Añadimos café hasta que cubrimos la capa de biscotes.
  3. Cogemos una cuchara y mezclamos bien los 3 ingredientes para que se mezclen y conseguir que el biscote se ablande y absorba el café. Acto seguido debe quedar una consistencia pastosa y húmeda. Hasta aquí la elaboración de la base.
  4. Cogemos la tarrina de queso fresco batido y la podemos añadir directamente sobre la base en el vasito o, si deseamos un poco de dulzor, añadimos edulcorante al gusto sobre el queso fresco batido y mezclamos.
  5. Finalmente añadimos el queso fresco batido sobre la base de biscotes, canela y café.
  6. Por último, tan sólo nos queda añadir una fina capa de mermelada al gusto y/o unos trocitos de fruta cortados. Nuestra recomendación es que no añadas mucha mermelada para que disfrutes de la combinación con la fruta.
  7. Si deseas que todos los sabores se asimilen mejor te recomendamos que lo guardes en la nevera un par de horas. Pasado este tiempo ¡ya puedes disfrutar de tu cheesecake saludable!

Te animamos a que pruebes esta receta ya que es muy rápida y fácil de realizar y no requiere cocción. En Primacol® Plus no queremos que renuncies a esos sabores que tanto te gustan. Queremos enseñarte a disfrutar sin remordimientos. Por ello, cada viernes te proponemos recetas saludables y bajas en grasas para mantener una dieta equilibrada que te haga disfrutar.

No hay comentarios

Deja un comentario

Esta página web usa cookies

En LACER, S.A. (“LACER”) utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística o analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos. Si continuas navegando o pulsas el botón "OK" entendemos que aceptas su uso. Política de cookies