Vida saludable

Cuidar de nuestra alimentación es cuidar también de nuestra salud. En este sentido, el pescado no puede faltar en nuestra dieta, y el bacalao es una opción excelente si quieres invertir en salud. El bacalao pertenece al grupo de pescados blancos. Por ello, algunas de sus características son:

Es ligero, contiene muy poca grasa y también es bajo en calorías, por lo que se convierte en un alimento ideal para mantener una dieta saludable. De hecho, se trata de uno de los pescados con un porcentaje de grasa más bajo.

La poca cantidad de grasa que tiene el bacalao está formada, en su gran parte, por ácidos grasos Omega-3, indispensables para ayudar a nuestro organismo a reducir los niveles de colesterol en sangre. Además, el Omega-3 también contiene propiedades anti-inflamatorias y es importante para proteger nuestro corazón y nuestro sistema cardiovascular.

Además, el bacalao contiene nutrientes que intervienen en funciones como la concentración y el rendimiento intelectual. Es rico en Zinc, en Fósforo, en proteínas, en Selenio y Vitamina D.

Hoy en nuestro blog te presentaremos una receta exquisita muy fácil de preparar, el bacalao con tomate, uno de los platos más tradicionales de nuestra gastronomía, y muy habitual en el menú familiar de muchas casas.

INGREDIENTES:

500 gr de lomos de bacalao desalado.

5 tomates maduros

2 dientes de ajo

Una cebolla pequeña

Una zanahoria

Sal, pimienta, perejil o albahaca

ELABORACIÓN:

  1. Se sellan los trozos de bacalao con un poco de aceite oliva con la piel hacia arriba. Reservamos.
  2. En una cazuela ponemos un poco de aceite de oliva.
  3. Picamos en trozos pequeños la cebolla y los ajos y sofreímos unos minutos.
  4. Mientras tanto, vamos triturando el tomate y una vez que veamos que la cebolla ya tiene un aspecto transparente, añadimos al sofrito el tomate y la zanahoria picada para endulzar de forma natural nuestra salsa.
  5. Dejamos que se cocine durante unos 30 minutos.
  6. Añadimos la albahaca.
  7. Añadimos el bacalao y cocinamos unos 5 minutos más a fuego bajo moviendo la cazuela para que no se pegue.

Si quieres, puedes triturar la salsa con una batidora antes de incorporar el bacalao. Así conseguiremos que nos quede una consistencia más fina y ligera.

Este plato se puede comer inmediatamente después o bien para el día siguiente. La razón es que la salsa concentra y potencia más todo su sabor.

No hay comentarios

Deja un comentario

Esta página web usa cookies

En LACER, S.A. (“LACER”) utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística o analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos. Si continuas navegando o pulsas el botón "OK" entendemos que aceptas su uso. Política de cookies