Vida saludable

Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades no transmisibles y trastornos. Sin embargo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios. Actualmente, las personas consumen más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal/sodio; por otra parte, muchas personas no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética, como por ejemplo cereales integrales.

La composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios. No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable siguen siendo los mismos.

Para tener una alimentación sana y saludable es recomendable:

  • Comer frutas y hortalizas. Se aconseja una ingesta de más de dos raciones al día.

Para evitar la pérdida de vitaminas y minerales se recomienda:

  • Aprovechar el líquido de cocción de las verduras en caldos o sopas ya que es rico en vitaminas y minerales.
  • Cortar las verduras en trozos grandes cuando se van a hervir puesto que la subdivisión favorece la pérdida de los nutrientes.
  • Siempre que sea posible, consume la fruta de temporada con piel bien lavada, ya que así se conservan las vitaminas, las fibras y los minerales.
  • Consumir los cereales integrales para aumentar el contenido en fibra de la de la dieta. Se recomienda elegir la bollería y repostería casera y no la de origen industrial, ya que esta última suele ser más rica en grasas saturadas y grasas trans.
  • Consumir 3-4 raciones de pescado a la semana. El pescado es rico en proteínas y omega 3 que ayudan a mantener la salud. La grasa del pescado contiene ácidos grasos poliinsaturados que ayudan a prevenir las enfermedades del corazón.
  • Consumir carne magra y de aves de corral. Ingerir 3-4 raciones de carne magra y aves de corral. La carne aporta entre un 16-22% de proteínas de alto valor biológico, contienen todos los aminoácidos esenciales. Además, la carne de ave (pollo, pavo) en especial la pechuga, contiene cantidades apreciables de potasio (hasta 300 mg en la pechuga de pollo), que ayuda a mantener niveles adecuados de tensión arterial. Todas estas carnes blancas contienen vitamina B12 y son bajas en grasas saturadas.

Una alimentación equilibrada es fundamental para llevar una vida saludable. En nuestro blog, te ofrecemos recetas saludables, nutritivas y fáciles de hacer para que las puedas  incluir en tu dieta diaria.

No hay comentarios

Deja un comentario

Esta página web usa cookies

En LACER, S.A. (“LACER”) utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística o analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos. Si continuas navegando o pulsas el botón "OK" entendemos que aceptas su uso. Política de cookies